Biblioteca Municipal de Polanco

¡Bienvenidos al blog de la Biblioteca de Polanco! Aquí podrás encontrar toda la información de nuestra biblioteca: acceso, servicios, actividades... Nos encanta que visites nuestra web, pero nos gusta más que vengas la la biblioteca, ¡pásate y verás!

lunes, 16 de julio de 2012

Un crucero recuerda la antigua ermita de San Bernabé


Sobre los restos de la antigua ermita de advocación a San Bernabé, situada en el Alto Quintana (Polanco), se ha colocado un crucero como monumento testimonial que nos recuerde a la ermita desaparecida hace muchos años.
     Solamente los mayores del lugar recuerdan vagas referencias de la ermita y a su imaginería iconográfica que estuvieron bajo el cobijo de una casa aledaña hasta que sus moradores se deshicieron de ellas por temor a que fuesen incautados por el Frente defensor de la República.
     Dentro del Archivo Diocesano en los Libros de fábrica de San Pedro Advíncula se leen varias referencias a las visitas hechas a las ermitas de Mar, San Roque y San Bernabé. La primera referencia data de 1750 en que se firmó visita a las tres ermitas y se hizo anotaciones en los libros pertinentes de cada ermita. Aunque, según Sánchez Landeras, en el libro “Polanco en su historia”, diversos documentos ya la mencionan en 1644.
     La última referencia de visita girada es de 1819 y a partir de ahí viene la tradición oral. De la ubicación existe referencia en un plano del último tercio del S. XVIII que se encuentra en el Archivo de la Chancillería de Valladolid..
     En los inicios de los años 30 del pasado siglo el Obispado de Santander cede a Fermín Ríos, vecino de la localidad, la parcela y restos del ya arruinado templo que aún conservaba parte de sus muros con cuyas piedras construiría su propia casa. Por esas fechas se conservaban las imágenes de San Bernabé y la Ciega que fueron guardadas en el pajar de la familia Cueli, cuya residencia colindaba con la parcela de la vetusta ermita.
     Heredera de este santuario y bajo la misma advocación es la ermita ubicada en el lugar de Rinconeda que se inauguró oficialmente el día 11 de junio de 1954, festividad del Santo que pasa a ser el patrón de dicho término local configurándose como una de las fiestas locales del municipio de Polanco. Dicha ermita de pequeño tamaño dotada de planta rectangular de apenas 32 metros cuadrados recoge en su presbiterio una talla en honor al santo hecha con madera de castaño y esculpida por Manuel Tamayo, vecino del lugar.
    Por iniciativa de un descendiente de la familia Cueli que ha adquirido la pequeña parcela, Julián González Cueli, capitán de la Marina Mercante y miembro de la Asociación Sociocultural Polanco que trata de redescubrir hechos históricos y culturales del municipio, se ha decidido restaurar una de las paredes y colocar sobre ella un crucero de piedra.
     El crucero es un monumento religioso constituido por una cruz generalmente de piedra sobre un pilar, situado en un lugar público, principalmente encrucijadas (cruces de caminos), atrios de iglesias, lugares elevados o lugares en los que antiguamente existían cultos paganos a la naturaleza. Es muy probable, al no existir las carreteras ni caminos actuales, que por esta ermita transcurriese el Camino de Santiago hacia Santillana.
     En el acto de inauguración de dicho monumento que fue bendecido por D. Antonio Gutiérrez, párroco de Polanco, estuvo presente el alcalde, Julio Cabrero Carral, algunos concejales; miembros de la Asociación Sociocultural y vecinos del entorno.



TINO BARRERO

Presidente Asociación Sociocultural Polanco

No hay comentarios: